Apuestas Deportivas

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Apuestas Deportivas

El apostador y la sociedad

La figura del apostador es bastante singular. Es interesante pensar su lugar en el marco de la sociedad, en la medida en que el apostador no parecería participar como los demás de la división del trabajo que organiza una colectividad dada en un espacio y en un tiempo.

Un hombre que trabaja en una fábrica, o que realiza una profesión liberal, podríamos decir que forma parte de la cadena de cooperación que se ha denominado división social del trabajo. Obligado a trabajar para poder ganar un salario que le permita a él y a su familia vivir, tiene el derecho de percibir un beneficio que la sociedad como conjunto le brinda bajo otros trabajos que él no puede realizar por su propia limitación humana. Este intercambio de bienes y actividades funda la reciprocidad de lo social.

Pero un apostador no parece adecuarse sin más a este esquema.
El apostador no colabora con los demás, sino que tiene una cerrazón bajo la cual se relaciona consigo mismo. No da para obtener, sino que se da a sí mismo para obtener para sí mismo. El apostador así no colabora con la utilidad social del conjunto, sino que trabaja para su propio bien particular.

Esto puede observarse en el caso de su lugar en la esfera pública.
El apostador en deportes, por ejemplo, no interviene en los debates que se generan en torno al campeonato de fútbol de la temporada, ni de una copa de tenis, ni de un deportista, etc. No emite opiniones, sino que escucha a los otros y recolecta lo mejor de cada uno. Su trabajo de artesano consiste en reconstruir esta información diseminada por las opiniones en una totalidad nueva que le ofrezca la clave de un éxito personal.

Así pues el lugar del apostador es única, y no todas son flores, puesto que al estar solo, los momentos de pérdida son menos soportables en tanto que no cuenta con el apoyo de una totalidad mayor que amortigue los golpes.

 

El apostador como un experto en deportes

 


 

Las personas que apuestan y que toman a las apuestas como una profesión, como un estilo de vida, como una vocación, son expertos en dos ámbitos distintos: en las apuestas y en el contenido de las apuestas. Podría definirse a las apuestas como una forma que configura de una manera estructuralmente homogénea actividades que en sí mismas son completamente diferentes. Veamos, pues.

El caso de las apuestas deportivas evidencia esto de la manera más palmaria. Si bien todas las actividades que habilitan una apuesta en este caso parecen tener el denominador común de ser actividades deportivas, en el caso de las apuestas no es tanto esto lo que las junta en una misma bolsa, sino más bien el hecho de que nuestra actitud hacia ellas no sea la del juego justo, ni la de la diversión, sino la que provee el marco de referencia de la apuesta.

Por eso decimos de las apuestas que son formas de configuración de contenidos que no poseen en sí mismos una necesidad interna que los lleve al regazo de la forma apuesta. Podrían ser percibidos desde otros puntos de vista, y sin embargo la perspectiva "apuesta" ofrece modos muy interesantes de visión de la realidad.

Pues bien, decimos que el apostador profesional sabe no sólo de apuestas sino del contenido -en este caso de actividades deportivas-; un experto en deportes podríamos decir. Un experto en deportes que realiza análisis por sí mismo, que lee lo que dicen los periodistas, que escucha lo que comenta la opinión pública, pero que se guarda para su propia interioridad las verdades que considera superiores. En este sentido, el apostador no participa de la esfera pública de discusión racional sobre un tema deportivo, sino que adopta la actitud del que escucha y no comenta. Puesto que comentar en este caso sería ofrecer a un público los resultados de las propias investigaciones y la ampliación de una competencia bajo la cual las ganancias se verían repartidas y mermadas en su cantidad.

 

¿Cómo es posible la apuesta deportiva?

Hay dos formas de pensar las apuestas deportivas. Son dos legítimas maneras de entender la actividad de las apuestas, pero cada una deriva en efectos contrarios y que jamás podrán entrar en una relación de armonía entre sí.

Por un lado existe la visión que interpreta a las apuestas como una forma de experimentación humana que des-vela las verdades ocultas de la vida ordinaria. Todos sabemos lo que se siente al apostar, el riesgo, la adrenalina; evidentemente nuestra vida se intensifica en aquellos instantes en donde se está por decidir si ganamos o si perdemos. Pero este riesgo implica algo más; el enfrentamiento con el azar ingobernable de la fortuna. Nadie puede preveer perfectamente su deseo, parece hacernos aprender las apuestas, y por lo tanto al apostar entenderíamos mejor cómo funciona la vida ordinaria: debemos creer que el futuro es controlable, de lo contrario nuestras vidas no podrían llevarse a cabo.

Por otro lado existe una manera de entender a las apuestas -la más extendida- que las piensa como herramientas al servicio de un fin que ya se poseía antes de la entrada en la actividad de la apuesta en sí misma. Esta idea técnica de la apuesta trata de pintar al cuadro de la apuesta de una manera semejante a como pinta las actividades de la vida ordinaria: la acción racional con arreglo a fines que encontramos en el mercado, en la política, y en otras esferas de la acción humana. La apuesta nos sirve para ganar dinero, pero como también el comercio nos sirve para ganar dinero, no parecería ser necesaria la apuesta. Podremos ganar dinero sin tomar tantos riesgos como en la apuesta, cuando vendemos un objeto en un mercado virtual en Internet.

En la medida en que las personas siguen apostando, consideramos que en todo apostador conviven estas dos formas antagónicas de ver la apuesta, y que sin alguna de ellas la actividad de las apuestas sería impensable.

 

La paradoja del adicto a las apuestas

Hablemos de un problema grave que las apuestas deportivas -entre otras- generan en los agentes que hacen que el mecanismo funcione. Nos referimos a una patología severa en muchos de los individuos que se dedican a las apuestas. El mal de las apuestas no necesariamente es el perder dinero -puesto que justamente en esto consiste la apuesta, en una gran probabilidad de perder dinero-; el mal de la apuesta descansa en los efectos no contemplados de la misma.

La adicción a las apuestas es una patología que se genera en apostadores que pierden de vista el lado racional de esta actividad. Por un lado los adictos a las apuestas caen en una compulsión a la repetición que es difícil de refrenar. Una fuerza extraña se apodera de sus cuerpos y caen en la tentación y en la necesidad de apostar. Esta repetición no genera nada nuevo, dado que la compulsión hace que se termine apostando los bienes que, bajo un estado de lucidez, nunca apostaríamos: nuestro hogar, nuestro reloj, aquellos objetos con una investidura libidinal significativa, etc.

Pero por otra parte, la ruina -efecto esperado de este efecto no esperado que es la adicción- nos habla de una cierta verdad oculta en el mundo de las apuestas. Es que, ¿acaso no es en gran parte de la literatura en donde encontramos historias atractivas sobre el juego y el azar? Varios exponentes del arte han encontrado en las apuestas un lugar mágico en el que las formas de acción y pensamiento tal como se daban en el mundo de la vida ordinaria, parecían intensificarse en un extremo de adrenalina que nos hacía vivir cosas únicas, jamás experimentadas.

De manera que hablar del costado racional de las apuestas es y no es cierto. Es cierto dado que cuando pensamos a la apuesta como una técnica, un medio para ganar dinero, es asimilable a las formas de experiencia ordinarias; no lo es cuando miramos a las apuestas como "lo otro" de la racionalidad, el reino del acaso y de la contingencia total.

 

Internet y las facilidades del apostador novato

Es evidente que desde hace varios años que las apuestas se han expandido al rededor de todo el mundo con la explosión que ha significado Internet como aparato de difusión de contenidos informacionales de todo tipo.

Mientras en un principio, allá por comienzos del siglo XIX,las apuestas que más movían a las pasiones de las personas eran el boxeo y las carreras de caballos; en nuestros días parece haberse dado también una suerte de "democratización" en la cual todos los deportes, incluso los más bizarros, tienen un papel en el corazón de los apostadores.

Es que todo parece una buna oportunidad para apostar, lo que importa no es tanto el qué sino más bien el cómo. Y este acento en la modalidad de la apuesta equivale a decir que Internet, el medio facilitador de las apuestas, ha permitido que millones de personas tengan acceso al mundo de las apuestas deportivas, a la vez que ha permitido que miles de deportes desconocidos -sea por limitaciones culturales, sea por limitaciones del propio juego en sí mismo- pasen a ser parte de la cultura de un apostador.

Ahora bien, es claro que Internet no puede hacer milagros. El medio facilita el mensaje, pero no impone su comprensión. O lo que es lo mismo, el apostador tendrá que realizar un trabajo, un esfuerzo que le obligará a detenerse en este mundo de las apuestas deportivas, estudiarlo de pe a pa; ocupar su tiempo. Evidentemente las ganancias pueden ser la recompensa ideal, pero para ello tendremos que invertir un largo tiempo de aprendizaje; más aún cuando no conocemos la lógica de las apuestas.

Por ello, es bueno conocer cómo los corredores de apuestas dan los dividendos a los equipos; puesto que cuanto más realista se sea mejor estará posicionado uno al no ser un iniciado en esto. El que arriesga no gana, pero si no arriesgamos mucho no perderemos tanto.

 


Página 9 de 28

Encuestas

¿Quien ganara la liga?
 

Patrocinadores

Abra una cuenta con bet365 y consiga su bonus de 100€. Rellena la Quiniela !!!

¿Quién está en línea?

Tenemos 44 invitados conectado

Anuncios

Featured Links:
Anunciate Aqui

Newsflash

Clasificación de la Liga de Futbol 2.009(Los datos se actualizan en directo durante los partidos)

Clasificación Pts PJ PG PE PP Gf Gc Dif
1 FC-Barcelona82 33 26 4 3 94 26 +68
2 Real-Madrid78 33 25 3 5 77 35 +42
3 Sevilla-FC57 33 17 6 10 46 38 +8
4 Valencia-CF56 33 16 8 9 62 47 +15
5 Villarreal55 33 15 10 8 49 44 +5
6 Atletico-Madrid52 33 15 7 11 67 54 +13
7 Malaga51 33 14 9 10 52 51 +1
8 Deportivo-La-Coruna50 33 14 8 11 43 43 0
9 Real-Mallorca42 33 11 9 13 43 51 -8
10 Valladolid41 33 12 5 16 42 51 -9
11 Athletic-Bilbao40 33 11 7 15 44 54 -10
12 Almeria40 33 11 7 15 40 52 -12
13 Racing-Santander39 33 10 9 14 44 42 +2
14 Real-Betis37 33 9 10 14 47 53 -6
15 Osasuna36 33 8 12 13 37 41 -4
16 Espanyol35 33 8 11 14 34 46 -12
17 Getafe34 33 8 10 15 43 52 -9
18 Sporting-Gijon33 33 11 0 22 39 72 -33
19 Recreativo-Huelva30 33 7 9 17 30 50 -20
20 Numancia28 33 8 4 21 35 66 -31